LOS ANUNCIOS QUE NOS MARCARON

Diversos estudios coinciden en que el ser humano recibe, de media, unos 3000 impactos publicitarios diarios. Sí, habéis leído bien, ¡3000!

Ante tal bombardeo, es imposible acordarnos de todo lo que vemos y oímos. Y sin embargo, todos recordamos con especial cariño ciertos anuncios que se marcaron a fuego en nuestra memoria. Es curioso que pese a recibir tal cantidad de impactos, finalmente son los anuncios de televisión los que más triunfan. Estos suponen el 50% de los anuncios que recordamos, pese a ser solo 90 de los 3000 impactos diarios.

En Grupo WDi nos hemos puesto nostálgicos y hemos preguntado a parte del equipo por sus anuncios preferidos. ¿Preparados para un viaje al pasado?

Valeria (ejecutiva de cuentas) recuerda con cariño y humor…

“Tú me das cremita”. Corría el año 2003 cuando la ONCE lanzó este anuncio, de la mano de la agencia Tandem DDB. Aquel verano consiguieron que media España tararea aquellas melodías simples de letras pegadizas. Fue el mismo año en que nos picaba la medusa, medusa del amoooor o cuando memorizamos de pe a pa aquella carta de bar de tapas: tengo gambas, tengo chopitos, tengo croquetas, tengo jamón

Ha sido imposible que nos dijese una solo, así que le ha costado decirnos un segundo, pues muchos se quedarían fuera. Finalmente optó por la campaña de la bebida Limón y nada, perteneciente a Minute Maid, donde presentaban esta nueva bebida. Con la premisa de volver a lo sencillo, los creativos Ángel Torres y Lucas Paulino idearon una campaña que se convirtió en parte de la cultura popular. Un niño motivado y eufórico tras recibir como regalo de cumpleaños un palo. ¿Quién no se emocionó en 2013 cada vez que alguien le entregaba una ramita?

Ana (jefa de producción) no dudó con su elección.

Como buena gata, tenía claro qué anuncio elegir. Pepsi, o mejor dicho, Pesi, contó con Fernando Torres en el año 2010. En dicho anuncio, el de Fuenlabrada defendía la “españolización” de la pronunciación de la marca. Y tú, ¿cómo pronuncias Pepsi?

Saliéndose de esta línea de humor, su segunda elección recae en el anuncio de 2005 del televisor LCD Sony Bravia. 250.000 pelotas de plástico botaron por las calles de San Francisco. Más de 20 cámaras. 8 meses de pro-producción. Fue brutal el esfuerzo que se invirtió en su creación, pero el resultado fue espectacular. Verdadera poesía visual.

Sandra (directora de cuentas) quedó marcada por las grandes historias y por esas frases que no puedes borrar de tu cabeza.

Aquarius siempre cuenta grandes historias inspiradoras a través de sus spots. En el año 2005 decidieron promocionar la marca utilizando la obra faraónica de Justo Gallego. La marca de bebidas para deportistas nos trasladó a la madrileña localidad de Mejorada del Campo, donde conocimos la catedral que el mismo Justo estaba construyendo con sus manos, sin estudios en arquitectura y con medios muy limitados. Una historia que bien merecía ser contada y que disparó las visitas a este peculiar templo.

El segundo de ellos es un clásico de la publicidad en España. Hablamos de la frase reina de las Navidades del año 1998, que no puede ser otra que el famoso “Hola, soy Edu, feliz Navidad”. El protagonista del anuncio de la ya desaparecida Airtel, Enrique Espinosa (no, no se llamaba Edu), es actualmente el CEO y fundador de una agencia de publicidad y marketing, Agencia Ninja. La obsesión por comprender porque había triunfado tanto la campaña le llevo por sus actuales derroteros profesionales.

Cerramos nuestra selección de hoy con la opinión de Ainhoa, la más joven del departamento de cuentas.

Uno de los anuncios que más le inspira son las “Razones para creer” que nos dio Coca-Cola para comenzar el año 2011 con buen pie. Coca-Cola es una de esas marcas de la que más anuncios se recuerdan. Siempre ha sabido adaptarse a los tiempos, a los diferentes estilos y a crear ese sentimiento de pertenencia que pocas marcas consiguen. ¡Bravo por ellos!

Su segundo spot es del año 2007. Esta vez la marca elegida es la sueca Ikea, con un anuncio cuyo éxito radicaba, como hemos visto en otros de esta lista, en su pegadiza canción. “Esto no se toca, con esto no se juega” transmitía un mensaje claro: las casas están para vivirlas, el cual se repite en todos sus spots.

¿Recuerdas todos ellos? ¿Cuál es tu preferido? ¿Qué anuncio quedó grabado en tu memoria o relacionas con algún momento clave de tu vida? Comparte en comentarios tus spots preferidos.