METAVERSO: CÓMO AFECTA AL SECTOR RETAIL
Publicado el 15/12/2021
Chica sujetando una bola del mundo virtual

Parece que la palabra ‘metaverso’ está en boca de todos. Y no es para menos. El mundo digital tal y como lo conocíamos acaba de ser reinventado. Y es que Mark Zuckerberg anunciaba el pasado octubre que su corporación, Facebook, ahora se llamaba Meta, y constituía un nuevo universo -metaverso- de posibilidades digitales.

La Web 3.0

Hace apenas 20 años que Internet se consolidaba en el mundo como algo accesible para todos. Y con este tipo de tecnología, surgían un montón de inventos y proyectos salidos de las mejores imaginaciones. Coches que volaban, gafas que te permitían ver hologramas en tiempo real, o incluso artilugios futuristas.

Chicos con gafas de realidad aumentada

Bueno, a los coches voladores aún les queda un poco, pero todo lo demás ha ido cumpliéndose poco a poco. Y aquí es donde Mark Zuckerberg ha querido actuar, en lo que ha llamado la Web 3.0. Nuevas realidades que van a pasos agigantados, cuando todavía hay gente intentando entender qué es la Web 2.0.

Entonces, ¿qué pasa con esta nueva realidad? En ella converge todo lo que conocemos hasta ahora como digital: Internet, Realidad Aumentada, Realidad Virtual y la Inteligencia Artificial.

Sin embargo, ¿qué significa esto a nivel usuario? ¿Quiere decir que tendremos que crear una vida diferente para poder formar parte de esta nueva sociedad que está surgiendo? La realidad es que no. Significa que tendremos múltiples oportunidades y el pie en dos realidades diferentes al mismo tiempo.

Marketing en el metaverso.

Ya se empieza a escuchar que grandes marcas están realizando inversiones en el metaverso, comprando espacios virtuales para ser los primeros anunciantes en esta realidad. De hecho, según un estudio de Morgan Stanley, el metaverso supondrá en los años venideros, un 10% de las ventas de lujo. Esta tendencia ya se observaba en el mundo de los videojuegos. Los jugadores llegaban a gastarse grandes sumas de dinero para vestir a sus avatares con prendas de lujo.

La realidad es que este metaverso nos hará disfrutar de múltiples experiencias como las de asistir a un concierto o un partido desde casa. Sin embargo, lo haremos como si estuviésemos en primera línea, o tener reuniones en grandes salas de manera virtual.

O podremos interactuar a tiempo real con personas de todo el mundo, cosa que venimos arrastrando de la Web 2.0, el internet social. Esto ya se veía en el mundo gaming, donde los jugadores hacían uso de toda la experiencia y el juego no era más que un medio para que conectasen.

El marketing también tendrá que romper con todos los esquemas que venía manteniendo desde hace años para poder reinventarse e insertarse en este nuevo mundo.

Publicidad virtual, sin un uso de cookies, y quizá, publicidad en el lugar de venta, pero el lugar no es físico y las piezas son renders.

En este momento entra el debate de las nuevas formas de producción y diseño, los costes de este tipo de campañas virtuales y la nueva forma de trabajar de las agencias.

El papel del Retail en esta realidad

No todo van a ser flores y maravillas para el metaverso, y es que esta nueva era se enfrenta a una serie de retos. Entre ellos los que van ligados a Internet y sus fallos en la realidad física.

Problemas como el acceso a internet, su velocidad o el retardo que los usuarios pueden encontrar y que en la realidad no es una posibilidad.

Chica sujetando una bola del mundo virtual

También podríamos entrar en temas legales o de derechos que cambian en cada país. Algo que estaría disponible en un país puede no estarlo en otro, y esto limitaría la realidad de los usuarios y su experiencia en el metaverso.

Sin embargo, podemos ir un paso más allá. Algo por lo que hemos luchado estos dos últimos años: las relaciones humanas. El poder ser atendido en Retail por una persona que entienda tus necesidades y pueda satisfacerlas de manera inmediata y resolutiva. Poder ver la cara y escuchar la voz de la persona que te está comunicando en un evento y poder interactuar de manera directa.

Y todo esto sin contar los beneficios de poder ir de manera física a una tienda. Probar los productos, tocar los materiales o ver cómo son sin una pantalla de por medio. Nada de imaginaciones, aquí todo son realidades.

Y si nos metemos en PLV, la publicidad siempre será más efectiva de manera real, donde genera un impacto fuerte y directo en el consumidor, llamando su atención en el lineal. Ya sea por materiales, diseño o dimensiones, las piezas en el punto de venta; espacios tematizados o un pequeño box palet, pasan completamente desapercibidos en un mundo virtual.

Si es difícil captar la atención del consumidor en nuestra realidad física, ¿qué nos hace pensar que en una realidad virtual va a ser más fácil? Al fin y al cabo, todos hemos aprendido a hacernos los ciegos con los banners que nos salen en internet…

Es por eso por lo que en Grupo WDi somos unos auténticos abanderados de ‘El Retail nunca muere’. No queremos negar que el metaverso tendrá sus ventajas y que es un elemento muy innovador, pero el marketing tal y como lo conocemos está hecho de humanos para humanos, y existe antes de que existieran las pantallas. Eso es algo que no puede desaparecer, así como así.

Confía en nosotros, que de Marketing sabemos, y mucho. Al fin y al cabo, llevamos más de 10 años impactando consumidores en esta realidad. La tuya y la nuestra. La de todos los días.

Etiquetas: Metaverso,retail

También te puede interesar…

Phygital: The new age of marketing

Phygital: The new age of marketing

The world is constantly changing, and as such, consumers are not lagging behind, integrating the phygital era into their lives. Today we tell you how

Phygital: La nueva era del marketing

Phygital: La nueva era del marketing

El mundo está en constante cambio, y como tal, los consumidores no se quedan atrás, integrando la era phygital en sus vidas. Hoy te contamos cómo

¿TE GUSTA LO QUE VES?

 

Si lo que necesita tu empresa es una agencia de confianza, estamos dispuestos a dar lo mejor de nuestro reino por ti.

Tu corona está más cerca de lo que piensas.